A ver, voy a explicarme lo mejor que pueda:

Lo ideal es que un motor funcione con una carburación óptima a una temperatura óptima. La carburación depende de nosotros, pero la temperatura (suponiendo que el combustible, embrague, desarrollos... sean correctos) depende de la exterior principalmente. ¿Que entra en juego aqui? La capacidad de disipación física de cada motor. Los motores estan preparados para funcionar óptimamente a una temperatura normal, de unos 15º ambientales aproximadamente, pero se nos escapa de las manos en invierno, y en la mayoría de los días de verano.

INVIERNO:

Bueno hasta cierto punto para nuestros motores, ya que si tu motor durante el año va frito a 130 grados, en invierno te bajará hasta los 100 por ejemplo, cosa muy muy buena. Pero que pasa si tu motor durante el resto del año va a 100º clavaos?? pues que en invierno quizas no te supere los 70º lo cual es muy malo, ya que los componentes no se dilatan adecuadamente y se produce un desgaste prematuro. Que se hace en estos casos?? tapar todo lo posible el motor o si se tubiera USAR CULATAS MÁS PEQUEÑAS a fin de que disipe lo menos posible y conserve el calor.

VERANO:

Esto no le va bien a ningun motor de serie, ya que casi todos han funcionado a 100, 110, 120 grados durante el resto del año, y en verano los vamos a pasar de temperatura seguro. ¿que se hace? pues por lo general engordarlos y punto. Pero hemos partido con la premisa de que queremos mantener una carburacion ideal y al engordarlos la modificamos.. Pues bien, lo ideal es montar una culata sobredimensionada, quie refrigere más de lo normal y nos haga correr igual que el motor de serie, 20 grados por debajo.

Con lo cual llegamos a la conclusión de que, culatas altas en verano, y culatas peques en invierno; pero no la alta a toda costa, es más, con la de serie quizas te funcione mejor que con la alta gran parte del año ( si fuese ligeramente más alta si, pero es que es el doble, ), pero vamos, en verano va a ser un respiro acojonante para tu motor.