madre mía que malas bestias, que tochos de coche, son unos monstruos, aaaaaaaaaaaaaah, ¿quién pudiera comprarse uno?