Los plásticos pueden volver a recuperar las propiedades si le dais con una brochita con aceite (tipo after-run o WD-40). A las pocas horas el plástico ha absorbido parte del aceite, y solo queda limpiarlo todo. Quedan brillantes, como nuevos.