Taladrarlos es mucho más radical y delicado.