No existen ni los buenos ni los malos alumnos, lo que existen son los buenos y los malos profesores... (por lo que te toca Carlos)