Ok. Pues vaya con la publicidad de las narices. Gracias Trasto.