Lo proximo que caerá serán las coronas y los pinñones de ataque de los diferenciales delantero y traser, que son de aluminio y no agantan la potencia.