El sábado por la mañana, Tomas Romero, y yo estuvimos en el club Arca de Madrid, aprovechando que el domingo era el curso, cogimos los cacharros y nos fuimos el sábado para poder entrenar en el circuito que albergara la 1ª prueba del Nacional de 1/8 pista gas para la segunda semana de Abril. El DIA se despertó con un frió intenso, que hacia un pilotaje difícil, ya que los dedos se quedaban agarrotados. Pero conforme fue llegando el medio dia el sol hizo que se quedara una tarde fantastica.


El trazado a primera vista se hace raro, y tienes la sensación de que va a ser imposible hacerte a el. Pero todo lo contrario, al tercer deposito ya ruedas rapido, y cuando llevas dos litros, y un juego y medio de ruedas gastado, te acostumbras y trazas por casi todas las curvas sin problemas.

La salida es la mas complicada, ya que la primera curva es una curva a ciegas,(osea que el coche va tan rapido, y la tienes tan cerca de la vista, que la tienes que tomar sin verla). Esta curva va a ser la mas importante de todo el circuito, pues dependiendo de ella bajaras los tiempos, porque seguido a ella hay una herradura con un trazado extraño, que si no entras bien en la ciega haces luego toda herradura mal. La herradura se da a golpe de gatillo y soltando, para entrar en una gran parabólica de entrada en recta que si lo haces bien tienes que darla con el gatillo a tope. Para esto tienes que llevar el cambio un poco mas prieto puesto que a la salida de la parabólica esta la recta que sin soltar el gatillo la enfilas y si el bolido te cambia pronto, el motor se te queda muerto nada mas empezar la recta. A final de recta, seguimos con el gatillo a tope y hay una gran curva, en la que levantas el gatillo para dar oxigeno al motor y lo vuelves a apretar a fondo chupandote la curva a todo gas. Al principio acojona, pero se le coge la marca enseguida intentando no pasar por el centro de la curva ya que hay un bache que te descoloca el coche. Seguidamente una curva a izquierdas muy cerrada en la que tu has llegado a todo gas del curvon y trimas el coche para entrar en esta. Otra vez gatillo a tope, pero poco, ya que hay otra a derechas, que la das con un golpe de volante y entras en una chicane rara en la que vuelves a dar volantazo a la izquierda, y con el gatillo a tope de la anterior. Al final de la chicane, curva a derechas que hay que intentar tomarla pegado al chino, aunque es difícil, porque vienes a toda velocidad, un trozo de recta, y una curva casi a 180º en forma de cuchillo a la izquierda, y ya estas en la línea de salida que es una pequeña semirrecta en la que a toda velocidad tienes que conseguir entrar en la ciega por su sitio.


Por lo tanto, un circuito muy rápido, y muy divertido, en el que hasta los pilotos menos buenos son capaces de rodar en tiempos muy buenos. Si trazas bien todas la curvas, estaremos hablando de que habras rodado en 16 medio altos. Es un circuito en el que no se descansa ni un segundo, y los adelantamientos, son muy complicados, ya que si el que llevas delante no quiere, no adelantas. El record del circuito lo tiene Oscar Cabezas en 15,992, seguido de Carlos Peracho a 2 o 3 centesimas.
Las instalaciones constan de una zona de padok capaz de albergar a unos 90 o 100 pilotos y un podium para unos 12 pilotos. Disponen de electricidad, y un compresor potente. Lo malo que le veo, es que no hay espacio para moverse como tenemos aquí en Pinseque. Pero para eso se supone que es un circuito provisional.

Bueno, ahora cuento como nos fue el sabado en Arca. Tomas rapidamente se hizo a la pista, y a mi me costo un poco mas , salia uno 15 minutos, y el otro le repostaba, y asi sucesivamente hasta la tarde que corriamos los dos y bajaba uno cada vez a repostar. Por la mañana habia poco agarre, y el desgaste de las ruedas fue pequeño, pero por la tarde se las tragaba que daba gusto. Con el frio los motores no terminaron de ir bien, el Novarossi 321 de Tomas parecia quedarse sin revoluciones a los tres cuartos de la recta, teniendo que soltar en la entrada de la curva grande para que el motor volviera a pegar tiron. Sin embargo el motor mio, todo lo contrario, un Sirio WRC parecia no tener fin en recta, y sin embargo no salia como el de Tomas. Al final el de Tomas parecio mejorar con el calor, pero al mio ya no sabiamos que hacer. Ya le habiamos puesto una relacion corta, 16/50 en primera, y aun asi salia demasiado progresivo. Los reglajes los tocamos poco, ya que con los de caja el coche iva bien, lo unico que al principio de la mañana hubo que ablandar el coche de atrás y endurecerlo de delante, pero a medida que pasaban las horas y la pista cojia agarre, hubo que volver a endurecer atrás, he incluso Tomas puso la estabilizadora trasera a 45º y dio 0,5º mas de divergencia a las ruedas delanteras.


En fin que un dia apasionate, en el que la ultima media hora nos dedicamos a divertirnos, Tomas encorriendome como un loco, hasta que yo fallaba, incluso hubo varias ostias alucinantes por ir tan pegados, ahora eso si los aficionados y publico expectante se lo pasaron de miedo.


A eso de las 8 dejamos el circuito, no habiendo podido hacer unas fotos al circuito de coches eléctricos que están terminando al lado(para que las viera Juan Carlos Vicente de Vera que ira el fin de semana que viene) ya que se nos hizo de noche, pero el circuito estaba en fase de construccion y parece entretenido.

Pasamos un dia fenomenal y que para Abril habra que volver, pero esa vez con las pinturas de guerra, ya que sera la primera prueba del Nacional.

Un saludo.