A la rica silicona.
Yo en los TT eléctricos lo cambiaba cada 4 ó 5 carreras, los de pista cada seis meses, y mas que negro lo que salia de los amortiguadores era barro. Una vez vaciados los limpiaba por dentro con papel higiénico hasta que saliera seco el papel, incluido el orificio del vástago o eje del amortiguador. Cada seis meses cambiaba las juntas (arandelas de goma) del vástago para prevenir pérdidas.
Pero eso sí, después de cada carrera limpiaba los coches una brocha para eliminar toda la suciedad de cualquier rincón, desmontaba y limpiaba los amortiguadores comprobando su buen funcionamiento y revisaba todos los rodamientos. Después de correr hay que limpiar.