Las mejores suspensiones

Posee un talento sobrenatural, pero Fernando Alonso no hubiera podido asombrar al mundo y remontar diez puestos en Australia sin el excelente rendimiento que ofrecieron sus neumáticos Michelin en la carrera.
Otros equipos también montaban las gomas de la marca gala y además Alonso no se distingue por reservarse nada. Así pues la razón hay que buscarla en el R25. El monoplaza del español, además de una carga aerodinámica superior, monta un exclusivo sistema de suspensión gracias al cual, en la primera carrera del año, los neumáticos aguantaron los 507.574 kilómetros sin apenas desgaste. El R25 ha sido dotado de una aerodinámica que corrige los fallos del R24 y en cuanto a la suspensión, en el tren delantero incorpora una solución tubular inferior, justo detrás del alerón delantero. Esa suspensión exclusiva que no tiene ningún equipo, otorga un mayor agarre a los neumáticos a la vez que evita el desgaste.
De ese modo, en la suspensión delantera llevan triángulos superpuestos de fibra de carbono que actúan, a través de un sistema de empujadores, sobre un baculante de titanio montado en el chasis. Barra de torsión y amortiguadores montados en la parte delantera del monocasco, algo parecido sucede con la suspensión trasera. Una novedad técnica de Renault, un lujo para Alonso.

Alonso: "Las gomas fueron perfectas"
Realizó una remontada espectacular y no se reservó en ningún momento. Será por eso que Fernando Alonso dedicó elogios a Michelin cuando se le preguntaba por el rendimiento de sus neumáticos: "Fue como calificarme vuelta tras vuelta, simplemente empujando y empujando. Con el coche tan cargado era complicado pilotar, pero conseguí adelantar a cuatro coches, lo cual no es algo fácil en Melbourne. Los neumáticos han funcionado perfectamente, no he tenido ningún problema con ellos gracias al espléndido trabajo que han hecho Michelin y Renault durante el invierno".