El rendimiento de los neumáticos Michelin del Renault, frente a los Bridgestone del Ferrari puede marcar las diferencias y en la escudería del asturiano creen que ese es el mayor peligro para no lograr la victoria. Fernando Alonso, que estrenará la última evolución del motor Renault en España, afronta esta semana sin duda las fechas más comprometidas desde que está en la F1. Y no porque tenga más presión por ser el líder del Mundial, sino porque deberá atender a tantos compromisos y sobre todo mantener la concentración en la competición. El miércoles asistirá a un evento de Telefónica en la torre Calatrava de Barcelona, para estar presente en el stand de Renault del Salón del Automóvil el jueves día 5 por la mañana, antes de regresar al circuito de Montmeló e iniciar su trabajo habitual de piloto, que es lo que realmente le gusta al asturiano.

La gran amenaza para Alonso en casa es Michael Schumacher, que demostró un excelente rendimiento de su Ferrari y los neumáticos Bridgestone en la carrera de Imola, donde recuperó 30 segundos al español, para terminar segundo. El de Montmeló es un circuito muy conocido por todos los equipos, donde llevan a cabo la mayor parte de las pruebas, sin embargo Ferrari no es de los equipos que rueden habitualmente en la pista española, al contrario que Renault, por lo que esa puede ser una ventaja para los colores españoles.

Mejor adaptación

Alonso llega muy motivado, y los más de 15.000 asturianos que van a estar a poyando a su paisano serán un motivo añadido para que el astro español logre un buen resultado, después de ganar las tres últimas carreras, pero la gran incógnita va a ser el rendimiento de los neumáticos en una temporada marcada por la eficacia de las ruedas, que dan o quitan competitividad como se ha visto en las cuatro primeras carreras disputadas hasta ahora.

«Nuestro coche ha sido muy competitivo este año en cada uno de los test que hemos hecho en Barcelona, así que nosotros afrontamos esta próxima carrera con mucha confianza y convencidos de poder luchar por la victoria», comentó el director de Ingeniería del equipo del rombo, Pata Symonds.

El técnico inglés daba la misma explicación para comprender la mejora de Ferrari. «Fue el equipo más fuerte en Imola. Tanto su coche como sus neumáticos se adaptaron mejor a las condiciones del circuito ese día», precisó. Además, Symonds reconoció que la gran preocupación de su equipo es la lógica recuperación de Ferrari. «Será una gran amenaza, por supuesto, aunque habrá que esperar y ver en qué medida son capaces de repetir en Barcelona el gran nivel que demostraron en Imola», indicó el director de Ingeniería quien tampoco quiere descartar a otros equipos. «Los McLaren también serán muy competitivos, Toyota debería ser rápido y quizás también los Williams. El circuito exige una buena eficiencia aerodinámica y ciertamente eso beneficia a nuestro coche, pero la lucha estará mucho más abierta». COLPISA