Gracias. Parecía que iba a ser el cuento de nunca acabar...