je, Sergio te queda menos que un chupa-chuss en la puerta de un colegio,