• El mundo de los coches teledirigidos: Iniciacion al radiocontrol

    VERSION NUEVA Y MAS COMPLETA DEL ARTICULO EN LA SECCION:

    Elegir coche de rc




    Este artículo lo dedico a todos aquellas personas que se aproximan a este hobby por primera vez. Espero que les sirva de guía a la hora de orientar sus primeros pasos en el mundo de los coches a radiocontrol.

    En esta primera parte hablaré del hobby en general, de aquello que nos puede aportar y de cómo se encuentra estructurado en sus diferentes versiones o categorías. En una segunda entrega revisaré los elementos básicos que componen un coche de RC. Por último, en una tercera parte, “crearé” un equipo de iniciación para TT eléctrico.

    Hablemos de nuestro hobby:


    Las personas que no dedicamos a esto tenemos algo en común: nos encantan los coches! Ya sean de un tipo u otro, independientemente que seamos unos entendidos o no distingamos una rueda de un motor, todos compartimos una pasión común, los coches. Esto hace que nuestro hobby nos permita varias cosas muy interesantes:
    En primer lugar podemos tener nuestro propio coche y disfrutar conduciéndolo y compitiendo con él.
    A diferencia de los coches 1/1 (de verdad) en caso de accidente no sufrimos daños físicos, el coste de las reparaciones es muchísimo más bajo y las podemos hacer nosotros mismos.
    Podemos conocer a mucha gente que comparte nuestra afición y hacer nuevas amistades.
    Además este hobby tiene la bondad de desarrollar unas cuantas aptitudes personales:
    Debido a sus características técnicas y a la posibilidad de emplear distintos reglajes iremos adquiriendo conocimientos de física, mecánica, aerodinámica...
    Nuestros coches pueden ir realmente rápido, pero lo más impresionante son las aceleraciones y frenadas que pueden conseguir, en algunos aspectos son superiores a un verdadero F-1. Esto hace que con la práctica desarrollemos unos buenos reflejos y mejoremos nuestra coordinación oculomanual.
    En competición tendremos que templar nuestros nervios, pensar en que reglajes emplear, elegir nuestra estrategia y moderarnos para no perder los papeles en situaciones tensas, como colisiones y sanciones, que se producen. En resumen, ayuda a ordenar el pensamiento.
    No me olvido de un detalle, este hobby es perfectamente apto para personas de cualquier edad y condición, llegando a existir emisoras para conducir con una sola mano y los mecánicos están a la orden del día, llegando a ser imprescindibles para todos los participantes en algunas categorías.

    Elección de nuestro coche:


    Bien, ya sabemos que nos gustan los coches y nos convencen las aportaciones que este hobby nos ofrece. El siguiente paso será comprarnos nuestro propio coche teledirigido.
    En mi opinión tenemos que distinguir en primer lugar entre los juguetes y los verdaderos coches teledirigidos. Los primeros están enfocados a niños, tienen escasas prestaciones, se mueven con pilas, no permiten ningún reglaje y por lo general cuando se rompe algo la única opción es tirarlo. Básicamente lo único que permiten estos coches es cambiar las pilas. Su precio es inferior al de los coches de RC, por ello están indicados para aquellos que simplemente quieren probar algo para jugar en su casa o niños.
    Si nos decidimos a dar el siguiente paso debemos buscar entonces un coche con mayores posibilidades. Los coches de RC en estado puro permiten reglajes, modificaciones y evoluciones, los podemos montar y desmontar con (mayor o menor) facilidad y sus prestaciones llegan a límites insospechados. Una vez tomada esta decisión lo primero es recabar información acerca de donde dirigirnos para comprarlo y en este punto quisiera haceros una apreciación muy personal:
    Las jugueterías, tiendas instaladas en centros comerciales o grandes superficies tipo “El Corte Inglés” no son los lugares más adecuados para encontrar lo que realmente estamos buscando. Esto se debe a que se dedican a otras cosas, el mundo del RC no es lo suyo y no están suficientemente preparados. En este tipo de establecimientos lo más probable es que no tengan lo que estamos buscando y/o no sepan aconsejarnos adecuadamente.
    Por otro lado las colecciones por fascículos que tan grandilocuentemente son promocionadas por algunas editoriales no se han mostrado como una buena forma de iniciarse en este hobby. Las razones son su coste muy superior al del coche en una tienda, la increíble cantidad de tiempo necesaria para completarla y el discutible valor de los fascículos, soporte técnico y disponibilidad de repuestos.
    Por todas estas razones los mejores sitios en los que asesorarse e ir recabando información sobre las modalidades disponibles y sus distintas peculiaridades son las tiendas especializadas, los circuitos de coches teledirigidos (si, los hay), publicaciones especializadas (revistas) e internet, no necesariamente por este orden. Además debemos ser conscientes que siempre existe una cierta subjetividad en las apreciaciones de cada uno por lo que resulta muy recomendable acudir a tantas fuentes como nos sea posible. Por ejemplo yo os hablaría maravillas del TT eléctrico. Lo mejor es tener a alguien dentro del mundillo que nos pueda echar una mano de vez en cuando, verdad Raúl? Gracias.

    Gas o Eléctrico?


    Quizás sea esta la principal distinción entre los coches teledirigidos. Ambas categorías cuentan con sus adeptos y todos tienen buenos argumentos para defender lo suyo.
    Los coches de explosión equipan un motor térmico de dos tiempos, los más extendidos son los de tipo glow, o de bujía incandescente. Estos motores funcionan bajo el ciclo habitual de un motor de dos tiempos con la particularidad que la bujía se precalienta en el arranque y luego se mantiene incandescente durante todo el funcionamiento debido al propio calor generado en el interior del motor. El combustible empleado se compone de una mezcla de metanol (en su mayor parte) nitrometano (entre el 16 y el 25%) y aceite sintético. Los coches a escala 1/5 emplean los mismos motores que los cortacésped o motosierras de los jardineros, funcionan con gasolina normal a la que se le añade aceite para motores de 2 tiempos.
    Para arrancar necesitaremos un chispómetro para calentar la bujía, que no es otra cosa que una resistencia eléctrica y el chispómetro no deja de ser una pila o similar que la suministra corriente para calentarla. Por lo general los coches de iniciación térmicos vienen provistos de un motor con arrancador manual, es decir, una cuerda de la que tiramos para ponerlo en marcha, igual que las motosierras. De no se así necesitaremos una mesa arrancadora, este dispositivo consiste en un motor eléctrico que se acopla al volante de inercia del motor para hacerlo girar.
    En estos coches es especialmente importante tener bien ajustado el carburador ya que de lo contrario ni tan siquiera llegan a ponerse en marcha, lo cual llega a ser desesperante, máxime para alguien que se inicia.
    Los coches de explosión producen ruido, lo cual es muy atrayente para algunos, pero para otros no deja de ser una molestia. También echan humo y con ello un olor muy característico, esta puede ser otra de las cosas que atraigan a algunos aficionados, pero también es un arma de doble filo. Por último hay que tener presente que se ensucian más que un eléctrico. Estas características hacen que el coche de explosión no se pueda usar en cualquier momento ni lugar.
    No quiero dejar pasar por alto una cuestión: Estos coches siempre tienen que llevar un escape bien instalado. Hay dos razones: La primera es que hacen mucho ruido y a nadie le gusta que le molesten, por mucho que nos guste como suena el coche el resto pueden odiarlo y no tienen porqué sufrirlo. La segunda razón es una cuestión de puro egoísmo, las prestaciones. Los motores de 2 tiempos necesitan un escape bien instalado para funcionar adecuadamente, de lo contrario rinden bastante menos. Un motor de 2 tiempos funciona peor con escape libre, en contra de lo que piensan los adolescentes macarras de turno.
    Entre las ventajas de un coche térmico nos encontramos que para iniciación ofrecen unas prestaciones superiores a su equivalente eléctrico. Realmente lo que más destaca es su velocidad punta, sobre todo si equipan un cambio de marchas, ya que por aceleración ganan los eléctricos. Además el desembolso inicial suele ser menor dado el precio de las baterías. Precisamente por esta cuestión hacen gala de una mayor autonomía ya que con un litro de gasolina podemos estar un buen rato pero para conseguir la misma autonomía a base de baterías hace falta tener muchas y un buen cargador, ojo, que a la larga sale por el mismo precio prácticamente, la diferencia está en que la batería la pagas entera y gasolina sólo compras la que vas a necesitar. Lo que más limita la autonomía de los eléctricos es la necesidad de dejarlos enfriar cada cierto tiempo si les exigimos un rendimiento alto. Por increíble que pueda parecer el calor es más problema en eléctricos que en térmicos.
    En cuanto a la facilidad de montaje apenas hay diferencia, los componentes del chasis son los mismos, lo único que cambia es el propulsor, que puede dar más quebraderos de cabeza en el caso del térmico principalmente por la carburación que en ocasiones se vuelve caprichosa acabando con la paciencia de más de uno. Que nadie se equivoque, los reglajes de chasis son los mismos para ambos tipos de coches.
    Los coches eléctricos cuentan con un motor de imanes fijos (al menos en iniciación), una batería recargable de 7.2 voltios y un variador de velocidad para controlar el paso se corriente de la batería al motor. Por lo general hoy todos los coches montan variadores electrónicos y al preguntar por un coche de iniciación nos interesa bastante que así sea ya que los variadores mecánicos dan un rendimiento muy inferior.
    Cuentan con varios aspectos a destacar: por lo general apenas dan problemas y suelen funcionar a la primera con muy pocos ajustes que nos puedan inquietar en el caso de ser novatos. Apenas hacen ruido, no manchan ni producen olores, por estas razones se pueden usar en más sitios y con mayor libertad que los térmicos. Debido a que no se ensucian ni el motor es tan delicado necesitan menos mantenimiento, lo cual puede ser atractivo para aquellos que no se quieran tener que ocupar demasiado de su coche.

    Pista o Todo Terreno?


    Creo que ahora que están expuestos las características de cada tipo de propulsión es hora de pensar si queremos correr sobre asfalto o tierra.
    Antes de entrar en más detalles quiero dejar claro que no existen verdaderos coches todo-terreno, sino que cada uno está adaptado a un tipo de superficie. Los coches de pista (asfalto) no pueden ver ni de lejos la tierra, van demasiado bajos, su suspensión no está adaptada y su transmisión está muy desprotegida. Por otro lado los TT (todo-terreno) se quedan muy atrás a la hora de rodar sobre asfalto, no son prácticos y las ruedas se les destrozan, aunque siendo realistas los TT pueden rodar por asfalto si así lo queremos. Por lo tanto deberemos decantarnos por una de las 2 especialidades.
    Son varios los factores que a tener en cuenta para elegir un coche u otro. Por un lado tenemos su apariencia general, los coches de pista semejan turismos de carreras, sport-prototipos o F-1. En el lado contrario nos encontramos con los TT que en su estado más puro se encuentran representados por los bugys, similares a los utilizados en las playas y carreras por el desierto. Llevan sus ruedas y suspensiones al descubierto. También nos encontramos dentro de esta categoría con los Monster-truck, esos camiones de ruedas inmensas que pasan por cualquier sitio.
    Otro aspecto a tener en cuenta es la disponibilidad de circuitos en las cercanías de nuestra residencia. Esto es bastante más determinante en el caso de los pista ya que como he comentado necesitan una superficie asfaltada o moqueta para circular. No está de más recordaos que no se pueden usar en la vía pública y que en caso de accidente nos la hemos caído con todo el equipo. Aquí juegan con ventaja los TT porque cualquier descampado puede servir para correr un rato.
    El estilo de conducción también es distinto, en pista se requiere ser más preciso y adaptarse más a la trazada ideal, además las diferencias de equipo entre unos y otros se notan más. En TT hay que tener habilidad para sortear baches, tomar saltos, derrapar y en general el material no es tan importante.

    4x4 ó 4x2?


    En algunas categorías existe la posibilidad de escoger un coche con tracción integral o únicamente con tracción trasera. Los primeros son más fáciles de controlar, permiten acelerar antes y la posibilidad de frenar también con las ruedas delanteras. Hemos de tener en cuenta que estos coches son más caros y de mayor complejidad técnica. Los coches de tracción trasera son más delicados de conducir, requieren un mayor tacto acelerando y frenando para no hacer un trompo. También son más ligeros y ágiles.
    Hoy por hoy prácticamente la única categoría que conserva esta distinción es 1/10 TT eléctrico, ya que todas las demás se han decantado por el 4x4, excepto las barquetas eléctricas que únicamente tienen tracción atrás.
    Por estas razones parecería que lo más indicado para alguien que se inicia es contar con un coche 4x4 ya que es más fácil de conducir. Sin embargo tiene una serie de inconvenientes, en primer lugar es más caro, en segundo tiene más piezas que montar y regular y en tercero nos interesa aprender a conducir, luego un coche demasiado fácil no hará que desarrollemos tanta pericia.



    Comentarios Facebook



    Comments 2 Comments
    1. Avatar de dresiosue
      Excelente :D
    1. Avatar de romu36
      esta muy bien loque has escrito enhorabuena
      :D





        Sobre CochesRc.com

          Te asesoramos en la compra de un coche de radiocontrol de gasolina. También en la sección Comprar coche de radiocontrol, puedes elegir entre coches de radiocontrol eléctricos baratos. Tambien hay sitio para otras disciplinas, como el aeromodelismo: Aviones Rc, Helicopteros Rc y algunas menos conocidas como Barcos a radiocontrol, Tanques Rc, ... Coche radiocontrol electrico o coche radiocontrol de gasolina? Que saber antes de comprar coche de radiocontrol?

        Siguenos en:

        Facebook Twitter youtube Google + Contacto RSS Feed